suplemento cultural - hp 649

Download SUPLEMENTO CULTURAL - HP 649

Post on 26-Jul-2016

213 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

"Toma a tus personajes y llévalos hasta el final"

TRANSCRIPT

  • Una existencia llena de fantasmas, de ausencias queridas, un cncer declarado la vida ya no le fue posible

    Por: Juan L. Simental Pgs: 4 y 5

    Toma a tus personajes y llvalos hasta el final

    ComunicanteComunicanteComunicanteVIERNES 19 DE FEBRERO DE 2016 SUPLEMENTO CULTURAL 66

    La culpa de todo ya no la tiene Yoko Ono

    Cuando muri John, vi que estaba haciendo algo mal y me dije a m

    misma: en vez de tener siete desgracias y sufrimientos, lo que

    quiero tener es siete alegras y ocho tesoros, y lo hice

    Una vida inventada para Miguel ngelVi el ngel en el mrmol y tall hasta que lo puse en libertadLa belleza es la purgacin de lo superfluo. Miguel ngel muri el18 de febrero de 1564.

    Isabel Valds Aragons Pg. 8Fernando Navarro Pg. 7

  • VIERNES 19 DE FEBRERO DE 2016

    Diseo / Grupo Editorial HADEC

    2

    El 18 de febrero de 1913, el presidente Francisco I. Madero y el vicepresidente Jos Mara Pino Surez fueron hechos prisioneros por rdenes de Victoriano Huerta. Esa noche se firm el Pacto de la Ciudadela, con el cual se desconoci al gobierno legtimo de Madero. El 19 fueron obligados a firmar sus renuncias y Huerta se hace con la Presidencia. El 22, Madero y Pino Surez son asesinados.

    Las urgencias de Cobain en Brasil

    (Naci el 21 de febrero de 1933).

    El talento es una carga, no una felicidad, Nina Simone.

    La esposa de Max Cavale-ra, frontman de Soulfly, ha recordado en su web -en la que recuerda y escribe sus batallitas de tantos aos en el negocio musical- una historia protagonizada por Kurt Cobain. As, segn cuenta Gloria Cavalera, el lder de Nirvana, llam a su marido para preguntarle donde poda conseguir herona en Brasil.

    Si recuerdo bien, fue poco des-pus de que Max y yo volvi-ramos de la gira de Ministry/Helmet/Sepultura. Yo estaba sper preada y estirada en el sof Riiiiiing! Suena el telfono y contesta MaxA Max le sorprendi or a Kurt Cobain al otro lado del hilo telefnico. Haba logrado nuestro nmero de telfono a travs de alguien en Brasil. Le

    explic que estaba en Brasil tocando en un gran festival. Andaba buscando herona y se preguntaba si Max saba dnde poda encontrar. A Max le sorprendi bastante y no supo cmo contestar! No, no s cmo conseguir nada de eso y, adems, estoy en Amrica!, le dijo Max. Kurt sigui con la conversacin un rato, y luego pasaron a hablar de embara-

    zos!Kurt le dijo que haba odo que estbamos esperando un hijo. Dijo que esperaba que fuese ms sencillo que el de Courtney, que tambin estaba en espera. Me mand buenos deseos y sigui a lo suyo. (La vez que Kurt Cobain llam a Max Cavalera para saber dn-de comprar herona en Brasil; Portalalternativo.com).

    Noms por hablar de algo...La Efemride

    El 19 de febrero es el Da del Ejrcito Mexicano. Tras el cuartelazo de Victoriano Huerta contra el gobierno de Francisco I. Madero, Venustiano Carranza present el 19 de febrero de 1913 el Plan de Guadalupe, en el que se fij por decreto la creacin del Ejrcito Constitucionalista y despus el Ejrcito Mexicano.

  • VIERNES 19 DE FEBRERO DE 2016

    3SATN Y SEDA

    Los senderos del Seor son incuestionables ante un vaso de agua fra

    Querido Espritu Santo: Me dirijo a ti de la manera ms humilde para expresar mi experien-cia en los ltimos das.

    S que no soy un derroche de virtudes, pero de una cosa s estoy segura: nunca he encabezado las listas de los ms buscados por el FBI. Tambin s que hay mil y una formas de llegar a ti y buscarte para que es-ts en mi corazn, pero errar es de humanos y creo que en las ltimas horas he sido terri-blemente humana.

    Me invitaron a un retiro espiritual don-de la misin, objetivo, meta, logro o carrera final era encontrarnos cara a cara (o espritu a espritu) contigo. La idea, te soy sincera, no me produjo insomnio o lleg a alterar mi ritmo de vida; simplemente lo tom como parte de un desarrollo interno que haba de hacer crecer (ltimamente mi crecimiento ha rayado en el enanismo).

    El encuentro se iba a realizar en un convento, lo que me trajo recuerdos de la secundaria, cuando los encierros espiri-tuales se convertan en un corretear de nias por los pasillos y pasar el papel de bao a travs de las ventanas. Ahora lo puedo decir con responsabi-lidad y cautela, pero por mu-cho tiempo me mora de la risa cada vez que recordaba estos episodios hablando as de un claro indicio de madu-rez (eso pienso yo).

    Mi celda era pequea, pero no necesi-taba nada ms, por lo que mis pertenencias las fui acomodando sobre la cama: una pija-ma de franela, mis pantuflas de garras de oso (cabe aclarar nuevamente que mi cre-cimiento y madurez a buscar es espiritual, nada qu ver con mi vestuario o la preferen-cia de tener una almohada de Pepa y un cepillo de dientes de Hello Kitty), el Dia-rio de Ana Frank (estos encierros me ins-piran a traer literatura de ese gnero), una bolsa de chiclosos de nuez y, por supuesto, mi reloj despertador. La Madre Superiora nos indicaba que el bao sera de cinco mi-

    nutos y que cuidramos el agua calien-te porque peligraramos de baar-nos con agua para tomar (eso se

    Me invitaron a un retiro espiritual

    traduce en terriblemente fra). Las primeras horas de mi encierro fueron

    contar cada uno de los insectos y las palomitas que se arremolinaban alrededor del foco de 25 watts, luego cont los mosaicos del piso, y cuando dieron las 10:00 de la noche apa-garon la totalidad de la luz en el convento, quedndome absolutamente a oscuras y a merced del tic-tac del reloj.

    Acaso ests por ah?, fue una simple pregunta mental. Quiz esa era la intencin del encuentro.

    Una vez agotadas las posibi-lidades de distraccin, tenamos que forzarnos encontrar al Esp-ritu Santo.

    Acaso ests ah?, me sali una voz gutural y temblorosa, quiz por las dos horas que no

    haba emitido ruido alguno. Mis ojos se movie-ron en la oscuridad y, antes de volver a repetir mi frase, me detuve en seco. Y si me responde? Horror!!, qu hago con l?! Mi falta de pre-paracin me oblig a quedar en un humilde si-lencio y con las cobijas subidas hasta las narices. Ca en un suave letargo que dur ni media hora! De pronto el sonar de la campana me hizo dar un brinco maysculo, que si alguien me estaba observando podra jurar que estaba levitan-do. Alarmada abr la puerta para enterarme por dnde estaba el incendio o, por lo menos, saber de la ms cerca-na salida de emergencia.

    Hora del bao, hora del bao!, pregonaba la hermana cuya figura se perda en las sombras

    de la noche Noche!, pero si todava es de noche y, como relmpago, tom mi desper-tador para asegurarme si era cierto que las manecillas marcaban las 4:50 de la madru-gada. Dos veces tuve que musitar la hora porque mis neuronas se resistan a creer semejante desacato. Recordando que los ltimos invariablemente en esta situacin van a seguir siendo los ltimos, salt para comenzar mi bao de inmediato tarde, desgraciadamente muy tarde. Las gotas de agua helada recorran mi cabeza, por lo que soltaba involuntariamente exclamaciones y lamentos dignos de calabozo de la Santa Inquisicin.

    Quiz es una forma de someter el cuerpo y ser ms espiritual? Disculp la forma tan

    cruel del bao de la maana, pues segua el calientito de-sayuno que hara olvidar los sinsabores de la vida

    Atole sin azcar y caf negro?! Fue mi reclamo mental ante lo ser-vido, pero sonriendo con una mueca de te-rrible consternacin, temiendo que me ha-ba equivocado de claustro y haba entrado a las Islas Maras.

    Ofrezcan estos alimentos al Seor, vino una voz del fondo del comedor y todos agacharon la cabeza. Yo tambin la agach, pero no me naca para nada ofrecrtelos, ni siquiera yo los quera!, por lo que slo cerr los ojos y ped por que mi hambre se apla-cara y no atacara a mordidas a mi herma-no de lado. Para las 12:00 del da yo ya no era una mortal, era mitad espritu y mitad humano, los gruidos de mi estmago me recordaban constantemente mi condicin de humano de carne y hueso, y ca en la cuenta de que estaba realmente sufriendo. Fue entonces cuando T llegaste y me man-daste el mensaje: Te quiero feliz y as fue,

    lo entend perfectamente.Hice mis maletas y me

    desped a medio retiro. Mu-chos cuestionaron mi deci-sin, pero despus de la se-

    gunda cuchara de caldo tlalpeo, supe que los caminos de Dios son insospechados y bendije los alimentos y te di gracias por estar viva. Con cario, Nadia.

    Las primeras horas de mi encierro fueron contar

    cada uno de los insectos y las palomitas que se

    arremolinaban alrededor

    Quiz es una forma de someter el cuerpo y ser

    ms espiritual?

    Ofrezcan estos alimentos al Seor, vino una voz

    del fondo

    Nadia Bracho

  • 4VIERNES 19 DE FEBRERO DE 2016

    Toma a tus personajes y llvalos hasta el final

    Ellos tambin decidieron morir

    Horacio Quiroga, ese al que compararon con Edgar Allan Poe

    Una existencia llena de fantasmas, de ausencias queridas, un cncer declarado la vida ya no le fue posible

    En la literatura abunda el relato de vidas truncadas por voluntad propia. El suicidio de Horacio Quiroga fue, si es posible decirlo as, uno ms entre tantos

    Por Juan L. Simental

    Dijo alguna vez Paul Auster: los escritores somos seres heridos. Por eso creamos otra realidad. De ser esto posible del todo -la creacin de una realidad distinta a la ordinaria inercia de vivir-, las palabras debieran hechizar, debieran salvar de la existencia, tendran que ser el conjuro en contra de la vida que se vive porque no hay otro remedio que an-darla, como un camino que no se sabe adnde va. Las palabras tendran que ser tabla de salvacin del nu-frago que se hunde, el remedio necesario en contra de la orfandad de uno mismo. Y es que, cuando se escribe, la palabra es la derrota del silencio, ese silencio que, constante, roe por dentro las entraas.

    El que escribe lo hace porque ya