suplemento cultural - hp 516

Download SUPLEMENTO CULTURAL - HP 516

Post on 23-Jul-2016

216 views

Category:

Documents

2 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Johnny Cash a I2 años; música y cárceles

TRANSCRIPT

  • ComunicanteComunicanteComunicanteVIERNES 11 DE SEPTIEMBRE DE 2015 SUPLEMENTO CULTURAL 45

    Un siglo de tradicin en el Barrio de AnalcoLa devocin a la Virgen de

    Nuestra Seora de los Remedios sobrevive a travs de las

    generaciones y pinta cada ao de colores las calles de este Barrio.

    Pajaritos de septiembrePajaritos que rompen el cascarn, indefensos, de esos que se avientan del nido con los ojos cerrados, sin alas,esperanzados en la misericordia del viento

    Montserrat Chvez Pgs. 6 y 7 Juan L. Simental Pg. 8

    Maana, 12 de septiembre, el Hombre de Negro cumplir 12 aos de haber muerto; 12 aos sin que el mundo ostente una relacin entre la msica y las crceles

    Por: Daniel Azdar Sil Pgs: 4 y 5

    Johnny Cash a 12 aos;msica y crceles

  • Editor / Ricardo Bonilla Diseo / Grupo Editorial HADEC

    2

    VIERNES 11 DE SEPTIEMBRE DE 2015

    El diputado se achipilin cuando tuvo que subir a tribuna, es decir, se achicopal, o sea, se avergonz. El nio es un malcriado porque lo achichiguas mucho, es decir, lo mimas en exceso. Tomado del Diccionario de Mexicanismos de la Academia Mexicana de la Lengua, inaugurada el 11 de septiembre de 1875.

    Los Nios Hroes y el decreto presidencial

    (Richard Melville Hall; naci el 11 de septiembre de 1965)

    Muy a menudo se escriben chismes sobre m. No hay duda de que los chismes son ms interesantes que la realidad, Moby

    Todo tipo de historias se crearon alrededor de los nios hroes. En aras de la construccin del altar de la patria -a donde el sistema pol-tico mexicano del siglo XX llev a sus hroes para legitimarse en el poder-, muchas se exageraron, otras se distorsionaron y no pocas fueron inventadas.Quizs el mayor mito que rodea a los nios hroes es la con-movedora escena en la cual Juan Escutia -que no era cadete del Colegio Militar- toma la ensea tricolor y decide arrojarse desde

    lo alto del Castillo de Chapulte-pec antes que verla mancillada por los invasores. Escutia no muri por un salto ni envuelto en una bandera; cay abatido a tiros junto con Francisco Mr-quez y Fernando Montes de Oca cuando intentaban huir hacia el jardn Botnico. La bandera mexicana fue capturada por los estadounidenses y fue devuelta a Mxico hasta el sexenio de Jos Lpez Portillo.Por razones polticas, la historia de los nios hroes adquiri la di-mensin de un cantar de gesta

    durante el periodo del presidente Miguel Alemn. Poco despus de la visita que en 1947 realiz a Mxico del presidente de EU, Harry Truman, se conmemora-ban 100 aos de la guerra entre ambos pases. Entonces se dio a conocer una noticia que ocup las primeras planas de los diarios: durante unas excavaciones al pie del cerro de Chapultepec se encontraron seis calaveras que, se dijo, pertenecan a los nios hroes. La supuesta autenticidad fue apoyada por varios historia-dores y por el Instituto Nacional

    de Antropologa e Historia. Nadie se atrevi a contradecir la ver-dad histrica.Seguramente en septiembre de 1847, en medio de la batalla, al-gn profeta o un vidente se tom el tiempo para hallar, entre los 600 muertos que yacan regados por todos lados, los cuerpos de los seis cadetes que cayeron en distintos sitios y los sepult juntos esperando que un siglo despus fueran encontrados para gloria de Mxico. (Los nios hroes y sus mitos, Alejandro Rosas, historiador y escritor).

    Noms por hablar de algo...La Efemride

    El 12 de septiembre de 1913 naci Jesse Owens, atleta estadounidense que en los Juegos Olmpicos de Berln 1936 gan cuatro medallas de oro: 100 metros planos, 200 metros planos, salto de longitud y relevos 4x100. Luego de esto, volvi a su trabajo de botones en el hotel Waldorf-Astoria.

  • 3VIERNES 11 DE SEPTIEMBRE DE 2015

    SATN Y SEDA

    Teologa, superhroes y asesinos en serie

    Nadia Bracho

    Tena dos simples opciones: la primera era tomar al nio de los hombros en forma delicada y decirle que el amor de Dios es inmenso e infinito

    Si hubiera tenido una costura en mi regazo en la que bordara de punto en cruz una hermosa co-bija para las noches fras de invierno, esa pregunta hubiera disipado cual-quier duda de que tengo algo por qu vivir. Pero resulta que es-taba en medio de una serie policiaca que pasaban por la televisin, sosteniendo un gran plato de palomitas de maz y sin perder de vista las barras de chocolate que me esperaban de postre. Que si Dios estaba cerca?, pues por lo que vea que sufra la protagonista de la serie, ella lo tena bastante alejadito.

    Tena dos simples opciones: la pri-mera era tomar al nio de los hom-bros en forma delicada, abrazarlo lentamente y decirle que el amor de Dios es inmenso e infinito; la otra era correr a la computadora y ponerle un juego (de esos donde se acribillan los unos a los otros por unas bolas de fue-go) y retomar mi serie de suspenso. Por unos instantes me qued absorta en mis pensamientos, recordando lo feliz que era cuando los nios pregun-taban: de qu color es el cielo?, los peces viven en el mar?, las abejitas hacen la miel?, crees que el ratn de los dientes me regale un X-box si le dejo mi muela?... Esas eran verdade-ras preguntas.

    Titubeando por lo que iba a deci-dir, levant con lentitud el control del televisor y lo apagu para hacer lo que estaba correcto.

    -Mira, hijo, Dios se encuentra siempre cerca de ti... le dije.

    -Y si me porto mal, Dios me va a seguir cuidando? cuestion interesado en la pltica que, a estas alturas, est-bamos elevando al nivel de la Teologa.

    -A Dios le interesa mucho cuando te portas bien, pero se preocupa ms

    si te portas mal porque te ha-ces dao a ti mismo su cara

    de interrogacin me record que estaba hablando con al-guien que en sus cartas al Nio Dios comienza con un: no le digas nada a mi mam, pero el otro da no hice la tarea....

    -Pero si no nos portamos tan bien como l quiere que nos portemos, cmo podemos estar todos cerca de Dios?...

    -Mira, es sencillo. Ves este vaso? -a lo que asinti de inmediato. Despus seal otro ms pequeo y llen am-bos de agua hasta el tope. Una vez realizada la operacin le pregunt al nio:

    -Cul crees que est lleno? -l contest...-Los dos estn llenos...-Correcto! Eso significa que si yo quiero llenar los dos

    vasos al mismo nivel, el pequeo va tirar agua y nunca va a estar tan lleno como el primero. Pues as es el amor de Dios: cada cual recibe amor de acuerdo con su capacidad dije totalmente satisfecha.

    -Y ellos, todos los santos, sentiran lo mismo que yo cuando estoy cerca de Dios? insisti el pequeo feligrs.

    -Claro!, todos sentimos la presencia de Dios, pero en diferente forma. A qu te sabe la nieve? -le pregunt. Rico!, respondi de inmediato. Pues eso mismo me sabe a m, pero no sabes exactamente qu tan rico me sabe a m porque no eres yo. Est claro?

    El nio sonri, primero lentamente y despus abri los ojos muy grandes, como si de pronto un rayo divino de

    luz hubiera entrado en l. Corriendo me abraz y se fue feliz a su recmara donde lo esperaba su primo.

    Mi satisfaccin fue tal que no me quedaron ganas de encender nueva-mente el televisor, despus de todo la supuesta vctima tena que arreglr-selas para escapar de la muerte sin ne-cesidad de mi suspenso y mis nervios

    alterados.En lugar de eso ca-

    min hacia la recmara de los nios, con la es-peranza de que mi hijo

    retomara nuevamente la conversacin de algo tan

    profundo. Las voces se fueron incrementando en volumen, pues los pequeos estaban en una animada pltica de hombres.

    -Entonces, qu fue lo que te dijo tu mam?

    -Mira, estar con Dios es como es-tar cerca del Hombre Araa...

    -rale, tanto as!!!-S, eso dijo mi mam, pero lo ex-

    plic en forma muy rara...Despus de esta experiencia, no

    hay poder humano que me quite del televisor, y todo captulo de asesinos en serie se me hace un paseo por el ro en un mes de abril, en compara-cin con las plticas de religin y teo-loga con mis hijos.

    Pero, si no nos portamos tan bien como l quiere, cmo podemos

    estar todos cerca de Dios?

    -Qu se siente estar

    cerca de Dios? -pregunt el

    nio de nueve aos, expectante

  • 4VIERNES 11 DE SEPTIEMBRE DE 2015

    Johnny Cash a 12 aos;msica y crceles

    Maana, 12 de septiembre, el Hombre de Negro cumplir 12 aos de haber muerto; 12 aos sin que el mundo ostente una relacin entre la msica y las crceles

    Por Daniel Azdar Sil

    Regresin: cuando era nio mi mam acostumbraba ver las noticias loca-les mientras estaba planchando. Como yo era nio y no me gustaban las noticias -menos las locales-, pero s se me antojaban unas papas cada tarde, recuerdo que para hacer m-ritos iba a su cuarto y me sentaba junto al burro de planchar y me quedaba a su lado, fingiendo ver la televisin, para al final preguntarle: me pichas unas papas?.

    Nada en ella era constante, as que unas veces deca que s y otras que no. No obstante, lo nico constante de aque-llas tardes -y que hasta hoy recuerdo- eran los intermina-bles comerciales del canal 12, que dura-ban alrededor de 5 a 6 minutos, donde aparecan unas veces pai-sajes desrticos de nuestro estado (puente de Ojuela, por ejemplo) y otras veces esce-nas de alguna pelcula de John Wayne. Sin embargo, lo que siempre apareca en esos comerciales, y que yo siempre escuchaba, diario, eran las canciones de Johnny Cash que acompaaban esos paisajes y escenas.

    Muchos aos despus, en la carrera, co-noc su msica cuando uno de mis herma-nos llev a la casa un DVD de su concierto en Dinamarca, en 1971.

    Para mi sorpresa... la cancin I walk the line, incluida en ese concierto, era la

    misma que yo haba escuchado du-

    rante todas las tardes de mi infancia gracias a esos comerciales.

    As fue.

    El Hombre de Negro penando en Durango

    Lo lindo de hablar (o ms bien de escri-bir) de Johnny Cash por este medio y en esta ciudad es que uno -si es lo