suplemento cultural - hp 557

Download SUPLEMENTO CULTURAL - HP 557

Post on 24-Jul-2016

216 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Veneran reliquias en Día de Todos los Santos

TRANSCRIPT

  • Durante los das 1, 2 y 3 de noviembre, en la Catedral de Durango se exhiben reliquias de San Longinos; los apstoles San Mateo, San Pedro y San Pablo; San Valentn, San Plcido, Santa

    Celestina y de los mrtires de Zacatecas, para celebrar el Da de Todos los Santos.

    Por: Ricardo Bonilla Esparza Pgs: 4 y 5

    Veneran reliquias en Da de Todos los Santos

    ComunicanteComunicanteComunicanteVIERNES 30 DE OCTUBRE DE 2015 SUPLEMENTO CULTURAL 52

    Solo muere aquello que se olvida

    Ellos fueron tres de aquellas muchas afortunadas coincidencias que

    la vida me concedi sin pedirlo siquiera, y son ahora parte de mis

    recuerdos mejores

    Tradicin y devocin en la cueva del ObispoEn su destierro, el obispo Zubira ejerci los santos oficios en una cueva cercana a la Hacienda de Cacaria, en Canatln.

    Juan L. Simental Pgs. 6 y 7 Jos Alonso Martnez Barrios Pg. 8

  • VIERNES 30 DE OCTUBRE DE 2015

    Editor / Ricardo Bonilla Diseo / Grupo Editorial HADEC

    2

    El 30 de octubre de 1517 Martn Lutero peg sus tesis en la puerta de la catedral de Wittenberg, con lo que iniciaba el protestantismo. Se dice que Lutero comparta algunas de las supersticiones sobre la brujera que eran comunes en su tiempo, por ejemplo, la creencia de que las brujas, con la ayuda del demonio, podan robar leche simplemente al pensar en una vaca.

    La eterna juventud de Miguel Hernndez

    (Naci el 28 de octubre de 1955).

    La vida no es justa, acostmbrate a ello, Bill Gates.

    Imposible imaginar cmo se-ra hoy Miguel Hernndez, a los cien aos de edad (2010). Su obra es, aunque madura, joven, y no hay manera de espe-cular sobre lo que hubiera sido de l de haber librado el turis-mo carcelario que le impuso el franquismo triunfador. Baste con el Hernndez superlativo de entonces, embargado de causas y adjetivos, crdulo y esdrjulo, ungido de poesa con la entra-able candidez del santo o del loco, del joven con los ojos bo-quiabiertos que devora mundo y es devorado por el mundo.A ltimas fechas, estudiosos y

    lectores han querido desmontar el aura de leyenda que rodea al hombre Miguel Domingo Hernndez Gilabert, nacido en 1910 y muerto en 1942. Y hacen bien fijando a la persona y sus contradicciones por encima del inamovible y algo angelical pastor de cabras, o por sobre el compaero del alma. El sambenito de pastor-poeta no ser fcil de erradicar, pues se lo colgaron sus propios valedores all en los orgenes oriolanos.Pero yo, un poco a contraco-rriente, no quiero que se vaya an a la gran ciudad. Me interesa el Hernndez ms alegre, incons-

    ciente de s, todo l formndose y construyndose. Es el Hernndez travieso, muy lejano todava del padre sufriente que aos despus escribir las famosas Nanas de la cebolla. Este, el adolescente, adems de consumir libros con voracidad, se juntaba con sus amigos a jugar domin o futbol. En su equipo de futbol lo apo-daban el Barbacha, porque era un jugador bueno y fuerte, pero lento, y en la zona haba unos caracoles llamados barbachos.El adolescente era ya un maes-tro del decir potico, al mando de sus cinco sentidos y de la prosodia con que los expresa-

    ba. Maduro desde entonces, la guerra y la crcel aceleraran violentamente su desarrollo como escritor, para cortrselo de tajo a los 32 aos de edad. Ser maduro sin alcanzar la adultez no implica contradiccin. Jalo-neada por los acontecimientos, acaso su poesa, en movimiento perpetuo, no tuvo tiempo de ser adulta, y lo que tenemos es la eterna juventud de Miguel Her-nndez, sostenida en el tiempo como una fruta oronda, lista siempre para nuestros dientes. (Julio Trujillo, Letras Libres; mayo de 2010. Hernndez naci el 30 de octubre de 1910).

    Noms por hablar de algo...La Efemride

    El 31 de octubre de 1512 se inauguran los frescos de la Capilla Sixtina, en El Vaticano. Todos los espectadores, incluido el papa en turno, quedaron maravillados, sin saber que Miguel ngel, su autor, imprimi en ellos su propia y dura crtica al sistema eclesial de la poca. Nunca se dieron cuenta.

  • VIERNES 30 DE OCTUBRE DE 2015

    3SATN Y SEDA

    De visita con cempoales y antepasados con tradicin

    Nadia Bracho

    Cmo explicar a un nio que la visita al panten es una tradicin de nuestro pueblo, as como la Noche del Grito

    -Por qu al panten! No reprob ni una este mes! Por qu?! pregunta el nio.-Vamos a visitar a los bisabuelos y al to que tanto te quera, recuerdas?

    -Pero si estn muertos!! Mam, yo no quie-ro ir respondi al tiempo que se esconda tras el respaldo de la silla.

    Cmo explicar a un nio que la visita al panten es una tradicin de nuestro pueblo, as como la Noche del Grito, as como el 20 de noviembre... En cuanto toco estos temas, de in-mediato me sacan su traje de calabaza.

    -Hijo, la visita al panten es precisamente para saludar a todos aquellos que ya se murieron, es como su da; adems, esa temporada es de mucha tradicin: las flores, los altares, los cantos...

    Tenemos que ir para aprender. Un poco, pero solo un poco, se convenci

    de acompaarme. Yo estaba decidida a ser la punta de lanza para que mis hijos conocie-ran sus races y amaran sus tradiciones.

    Llvele, llvele, lo ltimo, la espada de la Guerra de las Galaxias!. La magia a tu servicio, aqu tenemos la capa de Harry Por-ter!. Araas y calabazas! Araas y calaba-zas!... de pronto me sent que estaba en pleno Mercado Gmez Palacio, peor an, en el cora-zn de Tepito.

    -Mam, tienes razn, esto est padrsimo! Por qu no me habas trado antes. Me compras esa mscara del Hombre Araa? Mira! Me puedo lle-var el disco de Pepa la Cerdita? A propsito, y los bisabuelos?, dnde los pusieron?

    Tuve que orillarme para poder gritarle al odo y sealarle que tenemos que pasar al panten.

    Aunque sorprendido de que hubiera otro panten aparte del de los gritos, accedi di-cindole adis a un mueco de Batman.

    -Esto es como, las pelculas! Son tumbas de verdad?! -gritaba a todo pulmn el pequeo mien-tras yo pasaba como la llorona para que nadie se percatara de los inoportunos comentarios en ese mar de penitentes, oraciones y lgrimas.

    -Qu buscamos? Ya estoy cansado, mam, me voy a sentar a...

    -No!! Est prohibido, nadie puede sen-tarse en las tumbas...

    -Pero all estn comiendo arriba de

    ellas y detrs de aquellos rboles estn dormidos respondi de inmediato.

    -S, pero son sus tumbas, las de sus parientes. Aqu cada cual se sienta arriba de sus familiares, comprendes? Mira, ya llegamos con los bisabuelos, ahora s te puedes sentar arriba de ellos.

    -Por qu pones las flores en esta tumba?, que no es aquella la de nues-tros familiares?

    -S, pero a este siempre lo saludamos... -Es pariente? Amigo? Lo conoces?-No, no es nada de eso. Es un vecino...

    -Solo vecino? A ver si no se enojan cuando vengan a visitarlo.

    -Nadie viene a visitar a don Nicanor, por eso le traigo tambin flores.

    -Nicanor? Con razn nadie viene a verlo mam. Se les olvid su nombre y ya no lo encontraron!

    -Busca al nio que trae agua para po-nerle a los floreros de las tumba le dije.

    -El del refresco que trae cachucha roja?...-Por Dios, es el de los baldes de alu-

    minio que anda corre y corre... Pasaron tres minutos y mi ayudante

    regres con una gordita de picadillo rojo.-Y eso, de dnde la sacaste?-Me la dieron atrs, una seora estaba dando

    y me form, podemos llevarle algunos chiclosos de tu bolsa?, y me das ms porque quiero ir a intercambiarlos por unos elotes que trae un se-or que est ms all.

    -Esto no es kerms! Es un acto de tradicin y respeto. Ahorita mismo te pones a rezar y a decirle a tus bisas que ests muy contento de estar aqu.

    -Seora, aqu traemos tamalitos, no quieren unos mientras le lloran a sus difuntos? me pre-gunt una seora de edad envuelta en un rebozo.

    -Claro, qu amable, por supuesto, cuatro? Exce-lente! Ah y dos ms Le agradezco! S, que estn bien...

    -Psele con su difunto, no quiere unas flo-recitas? No. No es nada regreso la atencin.

    El nio observaba y todava no se aleja-ban cuando dijo:

    -Tenemos que llorar! Todava no te co-mas los tamales...

    -Es cierto -aprovecho que el nio tiene toda la intencin de acatar reglas.

    -Podemos llorar en silencio y, si quieres, nos comemos los tamales terminando...

    -Mam, ya lloraste? -me jala la manga des-pus de cinco minutos de silencio.

    -Un poquito, hijo y t? -Yo casi nada, crees que se sientan?-Claro que no, de hecho estn esperando que

    nos comamos los tamales, como a ellos tambin les gustaban, qu mejor que compartirlos...

    -Y a Nicanor?-Tambin est invitado, acrcale estos cem-

    poales y te puedes sentar arriba de l, as siente que tambin lo visitas.

    -Oye, me gusta venir al panten. Me gust ms que el primer panten, ese de los juguetes. Yo creo que ah estn enterrados los nios... Me siento mexicano.

    Esto es ser mexicano? Visitar los panteones, poner flores y comer gorditas? Reflexion un poco.

    l englobaba lo principal: el misticismo de nuestros antepasados con el panten, la belle-za de la cultura en las flores y, por supuesto, la alegra de vivir de cada uno de nosotros en las gorditas, los elotes y los cacahua-tes... Eso es ser mexicano!

  • 4VIERNES 30 DE OCTUBRE DE 2015

    Los das 1, 2 y 3 de noviembre se exhiben en Catedral las reliquias de San Longinos, los apstoles San Mateo, San Pedro y San Pablo, los mrtires de Zacatecas, entre otros

    Veneran reliquias en Da de Todos los SantosPor Ricardo Bonilla Esparza

    En Catedral se tiene

    el crneo de San

    Longinos, el romano que clav su lanza a Jess en la

    cruz

    Reliquias de San Longinos, el romano que clav su lan-za en Jess para comprobar su muerte; los apstoles San Mateo, San Pedro y San Pablo; San Valentn, San Plcido, Santa Celestina, de los mrtires de Zacatecas, son solo algunas que descansan en la Catedral