suplemento cultural - hp 498

Download SUPLEMENTO CULTURAL - HP 498

Post on 23-Jul-2016

214 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Creer en Dios después de Auschwitz

TRANSCRIPT

  • ComunicanteComunicanteComunicanteVIERNES 21 DE AGOSTO DE 2015 SUPLEMENTO CULTURAL 43

    El Barqo Nave Cultural y la locura del viaje

    Hace casi un ao, cinco locos, aventureros y con mucho amor,

    decidimos emprender un viaje en un Barqo que se ubica a mitad del

    desierto que es Durango.

    Artesanas: Races mexicanasEn ciudades como Durango, Puebla y Oaxaca existen lugares con colores que embriagan y dan origen a la belleza artesanal

    Carlos Yescas Alvarado Pgs. 6 y 7 Montserrat Chvez Pg. 8

    Creer en Dios despus de Auschwitz

    El 23 de agosto de 1944 fue liquidado el gueto de Lodz y la mayora de los 70 mil judos que an quedaban all fueron deportados a Auschwitz

    Por: Juan A. Estrada Daz Pgs: 4 y 5

  • Editor / Ricardo Bonilla Diseo / Grupo Editorial HADEC

    2

    VIERNES 21 DE AGOSTO DE 2015

    El 22 de agosto de 1823 fue creado (aunque en realidad fue reabierto) el Archivo General de la Nacin. En 1977 se determin trasladarlo a la sede al Palacio de Lecumberri; el traslado total demor hasta 1982. El gobierno de Enrique Pea Nieto cerr las fuentes documentales sobre temas controvertidos, como la Guerra Sucia de los setenta, a acadmicos, investigadores y periodistas.

    Trotsky vino a Mxico a morir

    (Naci el 20 de agosto de 1948)

    Maduro es el hombre que sabe lo que ha perdido, Robert Plant, vocalista de Led Zeppelin.

    A finales de febrero de 1940, sentado en su mesa de trabajo, Trotsky tuvo un momento de reflexin sobre su propia vida y puso so-bre el papel sus ideas ms firmes y sus sentimientos ms ntimos, como una despedida.Estas lneas se leern despus de mi muerte. No necesito refu-tar una vez ms las calumnias estpidas y viles de Stalin y sus agentes; en mi honor revolucio-

    nario no hay una sola mancha Agradezco calurosamente a los amigos que me siguieron sien-do leales en las horas ms dif-ciles de mi vida. No nombro a ninguno en especial porque no puedo nombrarlos a todos. Sin embargo, creo que se justifica hacer una excepcin con mi compaera, Natalia Ivanovna Sedova. El destino me otorg, adems de ser un luchador de la causa del socialismo, la

    felicidad de ser su esposo. Durante los casi cuarenta aos que vivimos juntos ella fue siempre una fuente inextingui-ble de amor, bondad y ternura, soport grandes sufrimientos, especialmente en la ltima etapa de nuestras vidas. Pero en algo me reconforta el hecho de que tambin conoci das felices. Fui revolucionario du-rante mis cuarenta y tres aos de vida consciente y durante

    cuarenta y dos luch bajo las banderas del marxismo. Si tuviera que comenzar todo de nuevo tratara, por supuesto, de evitar tal o cual error, pero en lo fundamental mi vida sera la misma. Morir siendo un revolucionario proletario (Josefina y Trotsky: Una amis-tad inesperada, Julio Glock-ner; nexos, abril de 2011. Len Trotsky fue asesinado el 20 de agosto de 1940).

    Noms por hablar de algo...Ciertas palabrasHace das que me siento tristona, que la comida me sabe a llagas expuestas y los pies me ruegan por amputacin. Los das han sido lluviosos y me ahogan hasta las rodillas, basura en las alcantarillas, cucarachas aprendiendo a nadar y mucho azul para repartir. Te he dicho tantas veces y de tantas maneras sobre el monstruo acuoso que se me mont en la espalda y me joroba envejeciendo a la nia pjaro en la jaula; te he dicho bsame en la frente, quiero dormir abrazada a ti, estoy cansada, las manos se me entumecieron, los das han estado raros, tengo insomnio, no he comido en todo el da, estoy triste... Hoy no quiero besos franceses con lenguas colonizando la epiglotis porque los ojos se me mueren, las sonrisas se me mueren, la nia se me muere. Quiero tomarme un descanso de m misma y escaparme un poquito de la vida para ver si me extrao, si me encuentro, si renazco. Necesito morirme un da o dos pero no s coser venas. (Texto e imagen, Laura Alemn).

  • 3VIERNES 21 DE AGOSTO DE 2015

    SATN Y SEDA

    Feliz regreso a clases antes de un sufrido forrar de cuadernos

    Nadia Bracho

    Mi experiencia y mi espalda me han enseado que, una vez sentada a forrar, no debe uno parar

    til.- Que produce provecho, fruto o inters.tiles escolares.- Relativo al estu-diante o a la escuela. Alumnos que asisten a la escuela. Por lo tanto, tiles escolares son el conjunto de herramientas que producen un provecho o inters para aquellos estudiantes que van a la escuela. Pontificia y Real Acade-mia Espaola.

    tiles escolares.- Conjunto de material nuevo, el cual se descompleta al tercer da de clases, produciendo un gran malestar a los padres de familia cuando aquellos que se dicen escolares les informan que tienen que comprarlos de nuevo. Aquel siempre imitado y nunca igualado que abate y lucha contra el cuento de nunca acabar, el Vulgo.

    -Podemos empezar a forrar mis cuadernos -dicen tres nios a coro mientras entran atropellndose con tres bolsas re-pletas de material que los ayudar a ser hombres y mujeres de bien, seguidos de una madre que lo nico que quiere es encerrarse en el clset y que ti-ren la llave.

    Con la emo-cin de haber comprado lo que les gustaba (entre ello un transportador del Hombre Araa que so-lamente le va a servir para 15 minutos) y el olor a nuevo, no poda hacerles entender que guardaran la calma y que quiz en dos lunas ms podran empezar a forrarlos.

    Mi experiencia y mi espalda me han en-seado que una vez sentada para forrar, no debe uno parar, ya que el forro se maltrata si dejamos de forrar con papel contac.

    Que qu es el papel contac? Esa es muy buena pregunta, porque despus de hace

    11 aos que me explicaron lo que era, no he dejado un ao de preguntar:

    por qu a m? Qu hice para merecer esto? Pues el papel contac es una especie de forro de hule que tie-ne la particula-ridad (endiabla-da, por cierto) de pegarse a lo primero que le pongan enfrente. No hay dis-tincin si esto es un cuaderno de cuarto ao o el pantaln de una pijama. Pero una vez do-minando el arte de pegar el contac, no sabe el respeto que se ha ganado entre sus hijos (y mientras menos burbujas de aire se le hagan a los cuadernos al estarlos forrando, ms sube de rango, a tal grado que yo era todo un coro-nel en la materia).

    Hasta aqu todo transcurre en forma nor-mal y sin contratiempos, pero a

    aquellas sufridas y abnega-das mams que batallan

    ao con ao con el contac, les hago una

    pregunta: qu ha-cen con las tiras kilomtricas de 10 centmetros de ancho que no se utilizan? Una puede decirme: pues yo forro

    los cuadernos ms pequeos con pe-

    dacera y as no hay desperdicio.

    E xc e l e n t e consejo! Solo que eso trat de hacer desde hace nueve aos y mis hijos se han

    resistido hasta la muerte a ser los de los ca-chitos y han amenazado con no estudiar has-ta que se los forre en forma decente. Ante este ultimtum, qu tanto son 83 metros de contac de 10 centmetros de ancho si est en juego el futuro de su hijo? Si acaso quiere pro-bar que se puede depilar con una de estas tiras pegadas en su pierna, desista! Yo ya lo intent y crame que no se va a quitar un solo pelo, pero s puede quedar incmodamente pegajosa.

    Prob como forro de manteles individua-

    les, pero result que no solo se pegaban en la mesa sino tambin en los platos, las servi-

    lletas y los co-dos de los ni-os. Despus intent pegar con ellos al-

    gunos pequeos dibujos infantiles en los azulejos del bao, pero mi hijo ms chico decidi que eran mejores sus picazos y borrone con crayola todo azulejo que se encontr en su camino, teniendo que llegar a una tregua: yo quito mis cochinadas de manualidades y l deja en paz las crayolas.

    El siguiente ao vi con desesperacin que los rollos de tiras de ese material se iban acumulando y jur sobre el libro de cocina El arte de asar pavo en la rivera del ro que esa Navidad todo regalo iba a estar remata-do con mis tiras (la durabilidad! Se poda comer nieve encima de l, un accidente de ponche en ellos, etctera, eran argumentos de mucho peso), pero mi hija mayor no me baj de superextraarchinacaranda y ordi-naria, teniendo que guardar mi compostura y los rollos en el clset.

    Pero este ao he superado todos los re-tos y encontr algo que puede ser de suma utilidad y, como todo gran invento, eso sur-gi de una casualidad.

    Estaba forrando el cuaderno nmero 38 de los nios y me acost sobre el tapete, es-perando con ello volver a sentir la parte baja de mi espalda. Cuando de pronto, al voltear al tocador, veo unas horribles y espeluznan-tes pelusas de polvo. De inmediato me diri-g hacia ellas y las intent mover, pero lo ni-co que consegu fue sofocarme totalmente y un calambre en la cintura, lo que me indic que aparte de estar nuevamente sensible la parte baja de mi espalda, la parte alta exiga atencin de inmediato con un buen masaje ortopdico. Entonces tom una porcin de papel contac, despegu su proteccin y met la mano por las patas del mueble Fue un milagro al saber que casi toda esa horrible pelusa se peg de inmediato al contac, dejan-do en un dos por tres todo limpio!

    Esa noche dorm feliz por el regreso a clases y rodeada de los cientos de kilmetros de mis nuevos pegapelusa.

    Que qu es el papel contac? Despus de hace 11 aos que

    me explicaron lo que era

    Como todo gran invento, surgi de una casualidad

  • 4VIERNES 21 DE AGOSTO DE 2015

    Creer en Dios despus de AuschwitzEl 23 de agosto de 1944 fue liquidado el gueto de Lodz y la mayora de los 70 mil judos que an

    quedaban all fueron deportados a Auschwitz

    Anlisis filosfico-teolgico

    Por Juan A. Estrada Daz

    Das atrs, en una de las redes sociales ms concu-rridas, se public un comentario en el que se cues-tionaba la realidad del Holocausto, fue una invencin, se deca. A esto, y de manera por dems simple, se podra responder: ah est la evidencia incontrovertible de la Historia.

    El Holocausto es un