suplemento cultural - hp 750

Download SUPLEMENTO CULTURAL - HP 750

Post on 02-Aug-2016

215 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Borges-Saramago, intermitencias de una misma historia

TRANSCRIPT

  • A los muertos hay que dejarlos vivir: Haba de tener una casa de reposo para los muertos,ventilada, limpia, con msica y con agua corriente. Lo menos dos o tres,

    cada da, se levantaran a vivir

    Por: Juan L. Simental Pgs: 4 y 5

    Borges-Saramago, intermitencias de una misma historia

    ComunicanteComunicanteComunicanteVIERNES 17 DE JUNIO DE 2016 SUPLEMENTO CULTURAL 82

    Lpez Velarde hacia La suave Patria

    Rechaz, pese a su fervor maderista, la subversin de su mundo ntimo

    por culpa de una Revolucin incontrolada

    Rulfo, Prncipe de AsturiasMi madre se llamaba Mara Vizcano y estaba llena de bondad, tanta, que su corazn no resistiaquella carga y revent. No, no es fcil querer mucho, Juan

    Carlos Fuente Pg. 8Jos Emilio Pacheco Pg. 6

  • Diseo / Grupo Editorial HADEC

    2

    El 21 de junio de 1929 termin en Mxico la Guerra Cristera, con los famosos arreglos entre la Iglesia y el Gobierno. En realidad no hubo tales arreglos: ni las leyes anticlericales fueron derogadas ni la Iglesia las respet. Ambas instituciones lo saban, pero -hasta ahora- nadie dijo nada.

    Carta de Octavio Paz a Efran Huerta

    (Muri el 15 de junio de 1996).

    He sido rica y he sido pobre, y les puedo asegurar: es mejor ser rica, Ella Fitzgerald.

    En 1963 hubo el rumor por los crculos literarios de la capital de Mxico de que Octavio Paz era el autor de una serie de libelos que descalificaban a Pablo Neruda como posible candidato al Pre-mio Nobel. Efran Huerta, com-paero de generacin de Paz, sali en defensa de su amigo de juventud, pese a llevar aos distanciados. Octavio Paz le envi desde Nueva Delhi esta conmovida carta para agrade-cerle su lealtad y apoyoQuerido Efran:

    Ya te imaginars cmo me conmovi tu artculo. Gracias de verdad. Entre nosotros espero que me creas te dir que ni me interesa el famoso premio ni creo merecerlo. Si es que los premios se merecen, cosa que tampoco creo. Por supuesto, me gustara tenerlo pero ni yo me propongo, al escribir, obtener premios ni me parecen stos garanta alguna acerca del valer de lo que escri-bimos. Los premios no son un juicio: son una casualidad y, a veces, un reconocimiento. Por

    todo esto pienso que, aunque no hay que aspirar a ellos, tam-poco se deben rehusar cuando, por azar, le caen a uno en la mano como una fruta.Tu artculo contiene una alu-sin a un chisme de lo que me enter hace poco en Pars. Gra-cias, de nuevo, por tu fraternal defensa. Parece mentira que un hombre y un poeta como Ne-ruda pueda creer en semejan-tes tonteras y, lo que es ms infantil, suponer que yo posea influencia sobre los jurados de la Academia Sueca. No conoz-

    co a ninguno de ellos. Y ya que toco este tema, debo decirte mi opinin: creo sinceramente que dos escritores latinoamericanos mereceran el premio: Neruda y Borges. Si pienso as cmo podra intrigar contra un poeta que admiro? Una admiracin, casi es intil aclararlo, que no implica aprobacin de todo lo que dice y haceTe abraza con afecto, tu amigo, Octavio Paz. (Publicada en El Diario de Mxico, 19 de octubre de 1964; Letras Libres, abril de 1999. Edicin Comunicante).

    Noms por hablar de algo...La Efemride

    Junio 14 de 1986, muere Jorge Luis Borges; 15, 1888, nace Ramn Lpez Velarde; 15, 1899, nace Federico Garca Lorca; 18, 1914, nace Efran Huerta; 18, 1936, muere Mximo Gorki; 18, 1979, muere Rodolfo Usigli; 18, 2010, muere Jos Saramago; 19, 1921, muere Ramn Lpez Velarde; 19, 1947, nace Salman Rushdie; 19, 1993, muere William Golding; 19, 2010, muere Carlos Monsivis; 21, 1905, nace Jean-Paul Sarte; 21, 1947, nace Fernando Savater.

  • que no entiendo que mi carro huela a tabaco, incluso, creo que los parabrisas ya estn man-chados con nicotina.

    Cmo es posible que cada vez que enciendo el carro, salgo de inmediato a toser! Le sugiero,

    de la manera ms atenta, que no fume dentro de l o por lo menos tire el ceni-cero repleto de sus colillas antes de irse. Que no es cierto, que cmo lo supe? Seor, cuando se es mam de adolescentes se utiliza la intuicin al 100 por ciento. Por ejemplo, si llego a mi coche y al recargarme en el

    asiento quedo viendo el techo del mismo, por in-tuicin creo que alguien se recost (totalmen-te quiz) en l y cuando se enciende el radio toca La mesa que ms aplauda, no tengo alternativa y pienso automticamente en usted.

    Que por qu pienso en usted cuando oigo La mesa que ms aplauda? Olvdelo, por lo visto su fuerte no es el sarcasmo. Ahora que

    es tiempo de lluvias, le especifiqu que me interesaba ms que se limpiara por den-tro, por el hecho de que entra agua, lodo,

    rejas o sillas rotas por las inundaciones,

    algn que otro renacuajo, entre

    VIERNES 17 DE JUNIO DE 2016

    3SATN Y SEDA

    Si de horscopos se trata toca lavar el carro

    Querido lavacoches:Estoy segura de que esta mi-siva la va a leer, ya que lo conoc cuando estaba leyendo usted el peridico. Hicimos trato de lavar

    mi coche y nunca dej de leer el peridico, y cuando realiza su tra-bajo no despega los ojos de las pginas del medio impreso, pero yo tengo que hablar muy seriamente con usted. S que en lo relativo al trabajo, cada cual sabe hacerlo con su propia tcnica y estilo, y tambin reconozco que ni usted se pone a redactar una nota de un bautismo y yo no me meto con el almorol de las llantas.

    Pero, en afn de perfeccionar y de cr-tica sana para su trabajo, me gustara ha-cerle unos comentarios. Estoy en contra de los vicios, de hecho, en mi casa los ceniceros se usan como porta-velas y el nico alcohol que se ingiere es el de los cho-colates envinados, y con mucha discrecin, por lo

    Cmo es posible que cada vez que enciendo el carro, salgo de inmediato a toser!

    otras cosas. Usted me dijo que todo estaba claro, pero no entiendo por qu a partir de ese da dej de limpiar el auto por fuera. De todos modos se va a ensuciar, fue su respuesta cuando le reclam la primera vez, yo le contest que ese era mi problema y, sabe una cosa? Sigue siendo mi problema, nunca lo ha vuelto a limpiar!

    Otro detalle, no me gustara acosarlo con problemas, si quiere lo espero y por mientras busque otra pgina y lea el hors-copo, posiblemente le salga: Este da cu-dese de las tiranas y ms si usan un coche de color plateado. Su nmero de la suerte es el 00 (equivalente a lo que va a recibir de sueldo si no se aliviana) y la frase de este da es Por qu todo yo.

    Cuando le pregunt que si ya se haba baado era solamente para saber sus h-bitos de higiene, nunca le propuse, ni por accidente!, que poda hacer uso de los ba-os, la cocina y mucho menos llevarse las pastillas de jabn por rdenes de la seo.

    Cralo que no me gusta mencionar, pero no puede lavar un carro si antes no se baa. Es un pleonasmo, una cacofona, un accidente gramatical, es una incoherencia! Usted sube al coche, lo lava, le saca brillo, le pone los kilos (y vaya que los kilos) de toda su energa, pero nosotros tenemos que ir con las ventanas abajo durante tres das para disipar el olor de esos kilos de ener-

    ga que gast en el trabajo. Bueno, sin otro deseo que el de sa-

    ludarlo y manifestarle mi respeto y admiracin por su trabajo, no tengo ningn empacho en despedirme de la misma manera en que usted lo hace: Ah nos vidrios.

    Este da cudese de las

    tiranas y ms si usan un coche

    de color plateado

    Qu por qu pienso en usted cuando oigo La mesa que ms

    aplauda?

    Nadia Bracho

  • 4VIERNES 17 DE JUNIO DE 2016

    Borges-Saramago, intermitencias de una misma historiaPor Juan L. Simental

    A los muertos hay que dejarlos vivir: Haba de tener una casa de reposo para los muertos, ventilada, limpia, con msica y con agua corriente. Lo menos dos o tres, cada da, se levantaran a vivir

    Junio 14 de 1986; junio 18 de 2010, captulos del nico relato

    Intermitencia. Ser, no ser y luego ser de nuevo, otra vez. Sucesin da-noche, noche-da; crcu-lo de los sentidos, como el principio que incu-ba entre sus brazos el inicio de un fin uno ms-, necesario para volver a comenzar. Es la rueda de la vida: no hay trmino sino una pausada conti-nuacin interrumpida solo por el abismo-instante entre dos extremos que se tocan y se necesitan; uno sin el otro no podra existir. Dnde el co-mienzo si no hubiera su contrario?

    La vida y la muerte son la intermitencia mayor. Hay historias as, donde morir es tan solo una po-sibilidad cumplida; sin embargo, no es el fin. Solo muere aquello a lo que se traga el olvido, se ha di-cho tanto, pero es verdad. Y aunque Fuen-tes afirm: qu injusta, qu maldita, qu cabrona la muerte que no nos mata a nosotros sino a los que amamos, quiz es que no nos mata para que seamos exten-sin de la memoria. De no ser as, quin los recordara a ellos, quin hablara de ellos, los que dicen- ya se fueron?

    En La muerte del padre, Karl Ove Knausgrd inicia hablan-do de la muerte, y dice que los vivos repugnamos de ella, nos espanta, tanto!, que in-tentamos intilmente- esconderla, meterla deba-jo de la cama. Por eso es que a los muertos en un accidente en medio de la calle se les cubre con una sbana; por eso es que los anfiteatros estn en los stanos y no, por ejemplo, en el tercero o el cuarto pisos de un edificio; por eso es que a los muertos les echamos tierra y los acribillamos con flores; por eso es que los incineramos, como si fuera su voluntad y no la nuestra.

    Para Sabines, esa costumbre de enterrar a los muertos es salvaje: Qu costum-bre tan salvaje esta de enterrar a los muertos!, de matarlos, de aniquilar-los, de borrarlos de la tierra! Es tra-tarlos alevosamente, es negarles la posibilidad de revivir. / Yo siempre estoy esperando a que los muertos se levanten, que rompan el atad y digan alegre-mente: por qu lloras?

    Por eso me sobrecoge el entierro. Ase-guran las tapas de la caja, la introducen, le

    ponen lajas encima, y luego tierra, tras, tras, tras, pale-tada tras