suplemento cultural - hp 432

Download SUPLEMENTO CULTURAL - HP 432

Post on 22-Jul-2016

212 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

También existe algún Ramón para equilibrar las cosas

TRANSCRIPT

  • ComunicanteComunicanteComunicanteVIERNES 05 DE JUNIO DE 2015 SUPLEMENTO CULTURAL 32

    Cine mexicano, con poca exhibicin

    A pesar de que el nuevo cine mexicano tiene muchas

    producciones de calidad, an enfrenta el gran problema de la

    exhibicin

    Es da de fiestaAfirma la teora que el voto es libre y secreto y que la democracia trae progreso y bienestar...pero a veces la realidad supera la ficcin

    Ricardo Bonilla Pgs. 6 y 7 Juan L. Simental Pg. 8

    Tambin existe algn Ramn para equilibrar las cosas

    S existe la bondad todava, no todos somos violentos o narcos, como en las pelculas de Luis Estrada, seala Jorge Ramrez Surez, guionista y director de Guten Tag, Ramn.

    Por: Carlos Yescas Alvarado Pgs: 4 y 5

  • Editor / Ricardo Bonilla Diseo / Grupo Editorial HADEC

    2

    Hasta el siglo XIX, las doctrinas cristianas prohiban la cremacin porque se pensaba que si se destrua el cuerpo, este no podra resucitar. Los primeros judos tambin la prohibieron porque consideraban que con ello se profanaba la obra de Dios. El 5 de junio de 1964 el papa Pablo VI exonera del castigo eclesistico a aquellos cristianos que deseen la incineracin.

    VIERNES 05 DE JUNIO DE 2015

    Federico Garca Rodrguez, el padre del poeta

    (Naci el 5 de junio de 1878).

    Primero se usa esta deca sealndose la cabeza- y luego estos tomndose los

    testculos, Francisco Villa.

    Federico Garca Rodrguez, terrateniente acomodado y padre del poeta (), se gan el cario de sus vecinos humildes tanto como la envidia soterrada de los caciques granadinos. Se preocup siempre de que sus hijos (y sus hijas) estudiaran; la vocacin artstica de Federico no le entusiasm, pero jams se opuso a ella y financi todos sus pasos con criterio. Coste ntegramente las ediciones de los primeros libros de Lorca.El 18 de julio de 1936, da de San

    Federico, se produce el Alzamien-to. () Un primer incidente muy violento se produce el 9 de agosto () cito por Ian Gibson: al seo-rito Federico le dijeron all dentro maricn, le dijeron de todo. Y lo tiraron tambin por la escalera y le pegaron. Yo estaba dentro y todo, y le dijeron de maricn. Al viejo, al padre, no le hicieron nada. Fue al hijo. Siempre que leo este somero, esca-lofriante testimonio, mi atencin se detiene sin remedio en la figura apenas esbozada, muda y dolorosa,

    de Federico Garca Rodrguez. Al viejo, al padre, no le hicieron nada, dice la vieja Angelina. Fue al hijo.Aquel mismo da lleg a la casa de la calle de San Antn un miembro de la Escuadra Negra con una carta de Federico. Deca, sencillamente: Te ruego, pap, que a este seor le entregues 1000 pesetas como donativo para las fuerzas armadas. Federico Garca Rodrguez, pensando que su hijo todava viva, desembols la cantidad requerida. La operacin fue observada por el chofer de la

    familia, Francisco Murillo Gmez, a quien los asesinos le diran a continuacin que acababan de fusilar al poeta en Vznar, mos-trndole un paquete de cigarrillos Lucky sustrado al cadver. Durante muchos aos Federico Garca Rodrguez llev sobre su persona aquella pattica nota de su hijo, con toda probabilidad el ltimo autgrafo del gran poeta. (Federico Garca Rodrguez, Ibon Zubiaur; Letras Libres, febrero de 2005. El 5 de junio de 1898 naci Federico Garca Lorca).

    Noms por hablar de algoLa EfemrideEl 7 de junio es Da de la Libertad

    de Expresin: Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinin y expresin; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y de recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitacin de fronteras,

    por cualquier medio de expresin, artculo 19 de la Declaracin Universal de los Derechos Humanos.

  • VIERNES 05 DE JUNIO DE 2015

    3

    Nadia Bracho

    La ciencia reflexiva de unos pies con botas

    Satn y Seda

    La seorita se dobl sobre el escritorio y observ aquello que, dice la teora, son las extremidades inferiores. Su silencio me hizo sentir incmoda.

    -Teraputico, relajante o solamen-te el pedicure? -me pregunta una correcta y desenvuelta seori-ta, al referirse al tratamiento para pies que iba a elegir. En un principio dud de mi res-puesta, solamente quera un tratamiento para que mis pies no rayaran el piso o, por lo menos, no rompieran las sbanas, pero mi vanidad me impeda mencionar abier-tamente que era duea de unas envidiables y bastantes cotizadas garras de dinosaurio.

    -Qu diferencia hay en cada uno? -contesto buscando en las paredes la res-puesta a la pregunta para as poder desviar la mirada de la recepcionista de mis pie-cecitos (no dudo en lo ms mnimo que, si hubiera descubierto la verdad de mi visita, me hubieran sacado en parihuela y habran llamado a los bomberos para que ellos mane-jaran con profesionalismo el arma mortal que eran mis pies).

    -Mire, el teraputico es un masaje en sus pies, dando ms hincapi a los puntos donde se localizan sus rganos -rganos! Santos pies descalzos rumbo a la calzada de Emaus! Y si esta maana desayun dos quesadillas con guacamole, he de tener unas protube-rancias enormes en las plantas indicando el festn culinario que acabo de disfrutar, pens alarmada.

    -Adems -contino la joven sin molestar-se siquiera en hacer puntuaciones o comas en el monlogo con esto le ayudar a que sus enfermedades poco a poco se vayan re-tirando, as como las molestias o los dolores. Por otra parte, el relajante es un masaje con reflexologa -

    Reflexologa? Pens y, segn su etimo-loga latina o griega, podemos dividirla en dos: reflexo, que me imagino significa... re-flexin!, introspeccin, mirar hacia adentro, meditar, cavilar, buscar; y logos, tratado.

    Entonces si mis conocimientos no me engaan, es la ciencia que busca la

    introspeccin, en este caso, del pie, estupen-do! Hasta dnde ha avanzado la ciencia, ya lleg el tiempo en que los pies tambin de-

    ben pensar. Se acab aquella frase de mi ta Eurisma:

    pues qu te pasa, acaso ests pen-

    sando con los pies?. Quin lo hubiera di-cho que, en el futuro, va-mos a discer-nir con las patas, pienso

    con asombro. -Ahora po-

    demos ofrecerle el pedicure, donde

    damos tratamientos a sus callosidades y uas en-

    terradas sencillas -finaliza el monlogo la recepcionista.

    Bien, tena que decidir. Ya pasaron los tiempos en que solo el cortaas era sufi-ciente para lucir unas sandalias de moda y si no quera usar zapatos ortopdicos con mis pescadores de verano, tena forzosamente que someterme a un tratamiento profesional.

    -Usted, qu me recomienda? -pregunto dudosa a la recepcionista. Despus de varios parpadeos, la seorita se dobl sobre el escri-torio y observ lo que podramos llamar ex-tremidades inferiores.

    Su silencio me hizo sentir incmoda y, por quin-cuagsima vez, aor poder leer los pensamientos.

    A esta mejor la mato, podra ser uno de ellos; y quin le dijo a ella que eso eran pies, era otro o el ms sutil. Por qu no le ofrezco un catlogo de botas a esta pobre mujer.

    -Tome la pedicura y que nuestra espe-cialista le indique cul elegir despus en su prxima cita -y antes de terminar de pro-nunciar sarcfago abierto, estaba tendida en un cmodo divn con mis pies al aire y escu-chando msica de feng shui (en esos momen-tos de paz, hasta Molotov me hubiera pareci-do relajante).

    No supe a qu hora lleg aquella de la bata blanca con cubrebocas, pero de inme-

    diato tom mi pie izquierdo y comenz a trabajar en l con una serie de instrumen-tos que parecan cincel, taladro, serrucho y martillo, mientras yo convulsionaba en el silln por las ansias que tena al to-carme las sensibles plantas de los pies. Despus de haber pasado un siglo, toma el segundo pie, dndome unos segundos de descanso, para retornar al trabajo sobre l y yo proseguir con mis convulsiones en el silln, acompaadas de risas nerviosas, gritos y aspavientos.

    Los minutos pasaron y an estaba ten-dida en el silln de la clnica. Haban ter-minado (tmenlo literalmente) conmigo, y todos los conceptos acerca de los progresos de la tortura se vieron reducidos a simples mecanismos de molestia.

    Sal con la dignidad en mis pobres pies y de buena gana hubiera gateado hasta el ca-rro, pero solamente el recordar que hubiera por ah un tratamiento de rodilloflexia, me impidi hincarme como yo quera; despus de todo solamente haba buscado una me-

    jora a mis ex-tremi-d a d e s

    y estas lucan tersas y suaves, pero nunca se habl de un tratamiento psiquitrico des-pus de un sesin de esta naturaleza, por lo que aspir profundamente en varias ocasio-nes y me imagin en un lugar seguro, con verdes prados y cantos de aves y yo en ellos, en silla de ruedas, por supuesto.

    Quiere lucir bonitos pies con esas san-dalias de moda? Pero qu vanidad, qu hay de malo en usar esas modernas botas de al-pinismo que tiene guardadas en su clset. Despus de todo, la comodidad de los pies es la base segura para una buena reflexin, directo a la trascendencia divina.

    De la mujer, la limpieza se conoce en la

    cabeza y en los pies

    Aunque no lo crea, sus pies merecen que los consienta de vez en cuando

    refrn popular

  • 4VIERNES 05 DE JUNIO DE 2015

    Tambin existe algn Ramn para equilibrar las cosas

    No todos somos violentos o narcos, como en las pelculas de Luis Estrada, seala Jorge Ramrez Surez, guionista y director de Guten Tag, Ramn.

    Un buenos das le est dando la vuelta a los cines del pas y de varias ciudades del mundo. Y es que Ramn se ha convertido en

    un reflejo de ese otro que tambin so-mos, que hemos olvidado entre el mate-rialismo que vive, paradjicamente, entre una profunda pobreza que sigue impul-sando los pies de millones de personas hacia otros lugares, hacia otros sueos.

    Pero, qu pasa cuando los pasos no se dirigen al lugar comn? Nos encontramos con l