suplemento cultural - hp 551

Download SUPLEMENTO CULTURAL - HP 551

Post on 24-Jul-2016

220 views

Category:

Documents

2 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Palabras de niño, palabras que nos hacen falta

TRANSCRIPT

  • La infancia es un privilegio de la vejez. No s por qu la recuerdo actualmente con ms claridad que nunca, Mario Benedetti

    Por: Redaccin Comunicante Pgs: 4 y 5

    Palabras de nio, palabras que nos hacen falta

    ComunicanteComunicanteComunicanteVIERNES 23 DE OCTUBRE DE 2015 SUPLEMENTO CULTURAL 51

    La vida es una cuerda floja

    Galileo fue mi mejor amigo, el hermano de mis aventuras. Fue la

    suerte que encontr bajo una mirada tierna y una conexin eterna... l

    aliment mi libertad, fue el silencio que me hizo hablar.

    Y tambin fue mi perro.

    Morgana Love: De contratenor a soprano por un sueoDesde los 4 aos no ha dejado de cantar, eso s, ahora la clasificacin de cantantes la ha pasado de contratenor a soprano; ahora soy mujer, recalca.

    Mnica Vzquez Rayas Pg. 3 Carlos Yescas Alvarado Pgs. 6 y 7

  • VIERNES 23 DE OCTUBRE DE 2015

    Editor / Ricardo Bonilla Diseo / Grupo Editorial HADEC

    2

    Imposible es solo una palabra que usan los hombres dbiles para vivir fcilmente en el mundo que se les dio, sin atreverse a explorar el poder que tienen para cambiarlo. Imposible no es un hecho, es una opinin. Imposible no es una declaracin, es un reto. Imposible es potencial. Imposible es temporal. Imposible no es nada, Muhammad Ali. El 22 de octubre de 1960 tuvo su primer combate como profesional.

    Escribir como nio, pensar como nio

    (Naci el 23 de octubre de 1951)

    Cuntas veces tendr que morir para ser siempre yo?,

    Charly Garca.

    Solo quiero ser su prince-sa; la Luna se tie de rojo porque as es como ella les recuerda a los hombres lo que han olvidado; quin es mi persona ideal? Mi hermana. Tiene capacidades especia-les, as les dicen. Ella nos ha enseado lo que ms importa en la vida; Chiflus era un pintor prodigioso, pintaba su-surrando palabras de libertad; todos se quieren divertir, co-nocer ms all de los lmites que la vida o los hombres les

    han impuesto, como aquellas vacas amigas que un da se animaron y pudieron.Escribir como nio, pensar como nio, darle cuerda al tiempo, pero en reversa, y vol-ver a los primeros aos, aque-llos cuando el asombro era la suerte cotidiana, la mejor manera de existir; cuando mi pap era mi hroe favorito, cuando la calle de jugar era el universo entero, cuando Gali-leo era ms que mi perro: era mi mejor amigo, al que nunca

    he dejado de extraar.Hay que volver al vientre de la madre, aconsej el Hijo del Carpintero volver a ser como nios. Sin embargo, el hombre asal-tado por los aos- se ha tomado tan en serio su vida de adulto que hoy es un extrao, incluso para s mismo. El hombre es cautivo de sus afanes, ya no tie-ne tiempo, ya no hace locuras, ya no se echa la pinta ni se va en las maanas en busca de ra-nas a aquella, la vieja acequia.

    El hombre ya no re.El nio quiso ser hombre; / le estaban tan mal los aos / que ya no quiso ser hombre. / Y ya no quiso crecer, / no quera crecer el nio / se estaba tan bien de nio, / pero tuvo que crecer. Y una tarde, al volver / a su placita de nio / el hom-bre quiso ser nio / pero ya no pudo ser. Manuel Bentez Carrasco.La respuesta est en el vien-to, afirm Dylan. Tambin est en los nios.

    Noms por hablar de algo...La Efemride

    24 de octubre de 1929, el Jueves Negro, el Crac y el comienzo de la Gran Depresin. El pnico fue tan grande que la polica debi clausurar la bolsa de Nueva York. Se llegaban a ofrecer paquetes de acciones a un tercio de su valor, sin encontrar comprador. Muchos millonarios y ricos inversores se lanzaban desde los rascacielos. Sin embargo, an faltaba lo peor: el Martes Negro.

  • VIERNES 23 DE OCTUBRE DE 2015

    3

    La vida es una cuerda flojaMnica Vzquez Rayas

    Si los perros no van al cielo, cuando muera quiero ir a donde ellos van, Will Rogers

    Si un perro no viene a ti despus de mirarte a la cara, es mejor que vayas a casa y examines tu conciencia, Woodrow Wilson

    Haba escuchado rumores de que existe un lugar en el que est una cuerda floja a la que le llaman la Cuerda de la Vida. Nadie sabe por qu, ya que no se ha vuelto a ver a las personas que han subido. Se dice que pasa algo muy raro, aunque no se sabe qu.

    El otro da quise subir a la cuerda floja, se vea dbil e inestable. Cre tener la sufi-ciente valenta, aunque en ese momento estaba triste por lo que te haba sucedido aquella tarde en la que me mostraste tu mejor lealtad y, por tal razn, es-taba de luto.

    Intent quitarme ese peso de encima y estar ms ligera. Sub a la cuerda tan inestable como un velero en una tormenta a punto de caer. Al estar all arriba, vi a unas personas entrenando a los animales y me arrastr el tren del recuer-do que me llev al archivo del da en que te nombr Galileo. Te puse as porque todas las noches t me acom-paabas a ver las estrellas, t me conducas a todos lados e, incluso, me esperabas a la sa-lida de la escuela

    Me di cuenta de que ya es-taba a la mitad de la cuerda; luego, jams pens sentirme sola y fra y tonta, ya que no estaba acompaada de ti. Des-pus me doli la sensacin de que tu recuerdo me carcoma por dentro. Fue entonces que entend que de esa manera funcionaba la Cuerda de la Vida, pues se basaba en mis emociones. Trat de concen-trarme, pero ese recuerdo se qued atrapado en mi mente.

    Se arm un nudo en mi garganta e iba a caer, sin em-bargo, faltaban unos pocos metros, no poda ms. Fue entonces cuando vi venir una poderosa luz que vena del fondo de un escenario y volvi esa horrorosa visin: un automvil a gran velocidad sin detenerse. T ladraste y me empujaste a la orilla de la acera; le rogaba al Cielo que me dejara ms contigo, pero, cuando te vi, solo quedaste como

    un recuerdo tatuado en mi ser.Perdn por ver rosas en mi jardn gris o por

    imaginar una vida sin tiPerd el equilibrio y ca, lo bueno es que pude estar otra vida a tu lado.

    P.D.- Galileo fue mi me-jor amigo, el hermano de mis

    aventuras. Fue la suerte que encontr bajo una mira-da tierna y una conexin eterna. La esperanza que nunca me quit las ganas de sonrer. l aliment mi libertad, fue el silen-cio que me hizo hablar.

    Y tambin fue mi perro. (Mencin honorfica en el

    Quinto Concurso Jvenes por la Vida, en la disciplina

    de Cuento Corto).

    Sub a la cuerda tan inestable como un

    velero en una tormenta a punto de caer

    Todo el conocimiento, la totalidad de preguntas y respuestas se

    encuentran en el perro, Franz Kafka

    Perdn por ver rosas en mi jardn gris o por imaginar una vida sin ti

  • 4VIERNES 23 DE OCTUBRE DE 2015

    He llegado por fin a lo que quera ser de mayor: un nio, Joseph Heller

    La infancia es un privilegio de la vejez. No s por qu la recuerdo actualmente con ms claridad que nunca, Mario Benedetti

    Palabras de nio, palabras que nos hacen faltaPor Redaccin Comunicante

    Extraado, Nicodemo escuch las palabras del Hijo del Carpintero: hay que volver al vien-tre materno. Sin entender, el fariseo piadoso pregunt entonces: cmo podr ser? Una ma-nera posible, tal vez, sea escuchar las palabras de los nios, leer lo que sus palabras quieren decirnos.

    Comunicante presenta hoy algunos de los cuen-tos que nios y nias presentaron en el Quinto Concurso Jvenes por la Vida, de la Secretara de Seguridad Pblica en el estado. Leer lo que los nios escriben puede ser una buena ocurrencia. Tal vez, gracias a ellos, algunos podamosrecuperar un poco de aquello que hemos perdido en el camino.

    Eclipse de paz

    Las vacas que queran ir a Paseo Durango

    Juan Miguel Rubalcava Monreal 10 aos

    Alondra Antnez Cano, ocho aos

    Un da en una granja cer-ca de la ciudad, la seora vaca se despert con ganas de que pasara algo diferente en su vida. Estuvo todo el da pensando que ella nunca haba salido de los lmites de la granja de sus dueos.

    Y paseando cerca de la entrada de la casa vio llegar a Fernanda y Se-bastin, los hijos de los dueos, es-taban muy contentos y por lo que la seora vaca pudo comprender de entre la algaraba y pltica de los ni-os fue que haban ido a un lugar donde podan ver cosas diferentes de las que se vean en la granja don-de ella viva. Entonces dijo: si yo fuera a ese lugar podra conocer co-sas nuevas y divertidas. As que en la noche pens: estoy determinada a ir a ese lugar, cueste lo que cueste.

    Al da siguiente, al amanecer, la vaca sinti un vaco en su estmago, porque empez a temer de la decisin que haba tomado unas horas antes; aun as se levant y empez a cami-

    nar hacia la salida de la granja. Si-

    El pueblo se haba reunido esa noche para ver el eclipse, podran ver a la Luna de color rojo, esto era algo que no poda ver en muchos aos. To-dos sentados frente a una fogata escuchaban contentos la historia que don Jos, el hombre ms viejito del pue-blo, contaba cada vez que la Luna usaba su traje rojo

    Recuerdo aquel da en que la noche perdi su sen-tido y la esperanza se desvaneci junto con la luz. Fue

    hace muchos aos, cuando yo era un nio, entonces ya casi no quedaban bosques, los roshaban dejado de llevar

    agua cristalina y arrastraban basura y restos de cosas que las personas compraban y luego, a los pocos das, tiraban para

    volver a comprar otras ms modernas.Todo el mundo estaba en guerra en busca de aquello que, crean,

    guiendo por el camino divis a su nica amiga, una joven vaca llamada Lola.

    Entonces la seora vaca le cont su inquietud. Aaaah, podra acompaar-te?, le pregunt Lola; s, claro, nada me hara ms feliz. Las dos emprendie-ron su camino a lo desconocido.

    Subieron una calle muy empinada, cruzaron calles con un ro de autos y sin esperar la luz verde de su pase; y pasa-ron por las risas y asombros de todos los citadinos. Cuando llegaron vieron personas felices y nios con helados de muchos colores. Al querer subir por las escaleras elctricas para por fin acceder a ese lugar, se encontraron con el ma-yor problema: