suplemento cultural 22-05-2015

Download Suplemento Cultural 22-05-2015

Post on 22-Jul-2016

216 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Suplemento Cultural 22-05-2015

TRANSCRIPT

  • PGS. 4-5

    16M en el lente de Ban Vel

    supl

    emen

    to s

    ema

    na

    l d

    e la

    ho

    ra, i

    dea

    ori

    gin

    al

    de

    rosa

    uro

    Ca

    rmn

    Q.

  • Pgina 2 / guatemala, 22 De mayo De 2015

    es que soy de los que pronu n-cian Hot S u g a r M a m a

    como Jotchgarmama y mi ingls tiene tanta destreza como la tena nuestro actual Ministro de Cultura y Deportes dentro del terreno de juego: decir que era un yunque con dos botas torcidas es piropo. Despus de una extensa

    negociacin con el mu-chacho de La Hora me propongo emprender la misin; por un momento me sent como el hobbit Frodo cuando en el Con-cilio de Elrond en Riven-

    A mi telfono cae la llamada del desdi-

    chado editor de esta seccin cultural para

    pedirme que escri-ba una resea del

    nuevo LP homnimo de Hot Sugar Mama. Antes de negarme a hacerlo pienso dos cosas: Uno, no me

    veo capacitado. Dos, escribir reseas es un asco, ojal es-

    tuviera escribiendo canciones.

    Hot sugar mama, vali la pena la espera

    Y

    del se auto-propone para llevar el anillo de anillos hacia su destruccin en los ms candentes fuegos de Mordor. Ambos nos la estbamos jugando para afrontar una misin a pesar de sentirnos la l-tima opcin sobre la faz de la tierra para hacerlo. Pasaron casi 5 aos

    desde que HSM lanz Quak!, su EP debut. Des-de ah dejaron claro que no iban en joda; aunque con 5 temas es imposi-ble predecir el devenir de una banda, s que te puede dejar ese buen sa-bor de boca y esas ganas de querer escuchar ms. Con el Quak! los chavos de HSM pusieron tierra de por medio y abrieron la zanja donde un lustro ms tarde germinara Hot Sugar Mama.El Hot Sugar Mama

    es un disco que coloca a sus creadores en otro escaln; es como que si en esos casi 5 aos de ausencia los HSM se hu-bieran sometido al ms riguroso entrenamiento dentro de la Habitacin del Tiempo, esa cma-ra reservada para elevar a niveles insospechados la mente y alma de los ms nobles guerreros sa-yayins, donde pasar un ao adentro equivale a

    lo mismo que un da te-rrenal y la gravedad es 10 veces superior a la de la tierra. HSM desarroll un

    amplio vocabulario mu-sical donde hacen un uso extenso de acordes de intercambio modal, progresiones sofistica-das que nunca dejan de acompaar una rasgante y poderosa lnea mel-dica, un dogma funda-mental para cualquier banda que se digne ser fiel de la iglesia beatleia-na. Por decirlo de otra manera; Charlie guita-rra, Meza bajo, Pan-cho voz y Peln bate-ra marinaron su disco con las ms finas tcni-cas culinarias, y es que hay bandas que les basta con tener sal y azcar en su alacena, HSM presu-me de toda una gama de condimentos, especias, aceites y utensilios pro-pios de un chef de alta cocina. En Hot Sugar Mama

    se agradece sobretodo la constante sorpresa, los acentos sincopados, los rganos vintage, trom-petas y cuerdas frotadas, la camalenica capaci-dad de Meza en el bajo, que tira latigazos igual como se puede ir cami-nando como si nada en

    Por Sergio garca

    walking-bass; o Char-lie, que no entiende a su guitarra como un ins-trumento musical sino como una extensin de su miembro viril. En cuanto a la lrica,

    los mamas tuvieron la bondad de subir sus letras a su bandcamp, lo que facilit mucho mi tarea. El disco tiene algunas rolas bastante catchy con letras simples como Suck Yer Blues, donde baby y I wanna know es casi todo lo que HSM nos dice, y es que el blues nunca necesit de muchas palabras para contarnos cosas, siempre directo y visceral. En El Pie y Flesh & Bones se les nota ms pendientes de nuestro entorno, el mundo y su relacin con nuestra naturaleza hu-mana/animal, mientras que en No Cat se puede escuchar el placer que una felacin produce. Los mamas nos mues-

    tran su faceta polglota a lo largo del disco, con rolas en ingls, espaol y hasta en portugus, como en Cario, una de las sorpresas ms agra-dables del disco, a veces incluso mezclando ingls y espaol como en Baby Woodrose y When The Last Bird Sings, esta l-tima es la que cierra el disco con ms de 9 minu-tos de duracin, aunque en realidad es la mrfo-

    sis de varios chirajos de rolas unidas con sonidos ambientales y chubascos, tal como HSM hizo en el Quak! (2010).HSM te puede gustar

    ms o menos, pero es difcil negar que dis-cos como el Hot Sugar Mama elevan el listn y tienen un efecto catali-zador en la motivacin de las bandas que existen y que existirn en el pa-norama regional.

    Para bajar Hot Sugar Mama en iTunes: http://bit.ly/HSMiTunesPara bajar Hot Sugar Mama en Amazon: http://bit.ly/HSMAmazonLa msica de Hot Sugar Mama se encuentra disponible en Spotify, Deezer, Bandcamp y Soundcloud. Para ms informacin sobre la banda y sus presentaciones pueden visitar:

    http://hotsugarmama.com/https://www.facebook.com/hotsugarmamahttps://twitter.com/hot_sugar_mamahttps://instagram.com/hotsugarmama/

    resea

  • Guatemala, 22 De mayo De 2015 / PGina 3

    El SilEncio dE nEto, vEintE aoS dESpuSPor Edgar Barillas*

    o ha-b l a -m o s s o l o de su a c e r -c a -

    miento a los pblicos, porque algunas pelcu-las nacionales de aquella poca an se programan de cuando en cuando en canales de cable o seal abierta, pero estas son ms bien observadas con nostalgia por sus con-temporneos, con curio-sidad por los ms jvenes o con una sonrisa en los labios por cinfilos de otros pases. Nos referi-mos al hecho de que El silencio de Neto todava mantiene su vigencia, motiva a la reflexin e incita al debate. Hemos visto cmo las audien-cias jvenes de Guatema-la, muy permeadas por la hibridacin cultural, en-cuentran en el filme pau-tas de una identidad que creyeron perdida o que tendan a ignorar. Tam-bin se ven motivados a indagar sobre el contex-to en que se desarrolla la trama de la pelcula: los aciagos das del final de la Revolucin de Octubre y los inicios del autorita-rismo en nuestro pas. Hay ms: aunque en la cinta se habla el chapn, las constantes del desa-rrollo de los pberes son universales y por tanto la niez y la adolescencia se ver reflejados en la tra-ma. Hemos podido asis-

    tir a la exhibicin de la pelcula en varios pases ante pblicos infantiles y juveniles y el enganche es notorio. Pero tambin el filme

    de Argueta est muy vivo porque es una fuente de aprendizaje para las nue-vas generaciones de pbli-cos y de cineastas guate-maltecos. Hay un antes y un despus de El silencio de Neto, con pocas ex-cepciones. Entre ellas vale la pena mencionar Palo-ma herida dirigida por el mexicano Emilio El In-dio Fernndez, en 1962, producida por el guate-malteco Manuel Zecea Diguez y en la que tuvo participacin el escritor Juan Rulfo que colabor con Fernndez en la ela-boracin del guin. Se trata de un drama indige-nista que es todo un dis-curso contra las corrien-tes antropolgicas del evolucionismo. No es que est ajena a los sentimen-talismos y sensaciona-lismos, pero el tema que aborda es de trascenden-cia nacional y que pone en evidencia un discurso social que todava perdu-ra en el pensamiento de las clases urbanas guate-maltecas. Al contrario, una gran parte de filmes nacionales de las prime-ras dcadas no lograron superar las estrecheces a que sometan los magros presupuestos y por lo ge-neral discurrieron entre el melodrama lloroso, la comedia pueril y el cine

    Se dice fcil, pero que una pelcula guate-malteca sobreviva intacta y an ms, reva-lorizada, a lo largo de 20 aos es algo indi-to en nuestro cine. En primer lugar, porque de la cuarentena de largometrajes de ficcin realizados en nuestro pas por directores o productores nacionales entre 1949 y 1994, ninguna ha tenido la permanencia en el

    gusto de los pblicos que la cinta de Luis Ar-gueta. No se puede hablar an de las reali-zadas del ao 2000 hacia ac, porque como

    los buenos vinos, necesitan aejamiento para conocer su verdadero valor.

    Nde titanes luchadores. Lo guatemalteco de estos fil-mes estaba marcado por el racismo social difuso de nuestra sociedad, algu-nos giros idiomticos su-puestamente tomados del habla popular y las ten-dencias conservadoras, parroquiales, excluyentes, de nuestra mentalidad co-lectiva. Luis Argueta con su fil-

    me, cambi este tono. Nuevas generaciones de cineastas guatemaltecos se han incorporado a la tarea de hacer cine en se-rio (no necesariamente serio, pero si en serio). No es que todo el cine guate-malteco contemporneo haya cambiado. An si-guen privando la invisi-bilizacin de los pueblos indgenas, el tono sexista, el chiste barato, el lengua-je vulgar como forma de encontrar adhesiones, etc. De que algo cambi,

    no hay duda y ahora ve-remos un caso que lo demuestra. Nidia es un ejemplo de lo mencionado en El silencio de Neto. Ella (interpretada por la actriz guatemalteca In-dira Chinchilla) es una empleada domstica en la casa familiar de Neto.

    Cuida a Neto y a su her-mano, plancha, lava, en fin, realiza labores de adentro. Rodrigo corteja a la muchacha y ambos sostienen una relacin que resulta en el embara-zo de la muchacha. Has-ta Aqu no hay novedad en el frente. Pero sucede la contrarrevolucin y al-tera la vida de la familia y de la sociedad guatemal-teca. Al final de la pelcula y resuelto el drama prin-cipal, Nidia regresa a su pueblo a tener al hijo que espera de Rodrigo, quien fue vctima de la represin del nuevo rgimen. Indira Chinchilla, siendo ladina, representa a una joven Qeqchi pero lo hace sin caer en la tendencia a las actuaciones que ridiculi-zan al indgena, le pintan como ingenuo, tonto o bien son tipos desprecia-bles, como ocurra en las pelculas anteriores. No, la Nidia de El silencio de Neto es una indgena con voz, cuyos sentimientos son respetados, y si bien su rol es secundario, tiene una participacin impor-tante en el filme. Es la pri-mera vez que esto ocurre en un filme guatemalteco de ficcin, ms no la pri-

    mera reivindica