cultural 15-07-2016

Download Cultural 15-07-2016

Post on 05-Aug-2016

219 views

Category:

Documents

5 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Cultural 15-07-2016

TRANSCRIPT

  • Pg.

    5

    El c

    uerp

    o y

    sus l

    mite

    s

    supl

    emen

    to s

    ema

    na

    l d

    e la

    ho

    ra, i

    dea

    ori

    gin

    al

    de

    rosa

    uro

    Ca

    rmn

    Q.

    Guat

    emal

    a, 15

    de j

    ulio

    de 2

    016

    Fotografa de Gal Chevalley

  • Pgina 2 / guatemala, 15 De julio De 2016

    casiliteral.com

    a Oscura Transparencia de Gonzlez Davison es un ex-trao aparato para montar-se en el lomo de la memoria y la historia; de pronto te ves caminando por los jar-dines de un parque central

    bombardeado por los aviones de Somoza que, financiados por los gringos, vinieron con gusto y gana a aterrorizar a la ingenua e igno-rante Guatemala. De pronto sos parte de una conversacin entre Eisenhower y Churchill que discuten sobre las intervenciones yanquis y sus propsitos. La Guerra Fra comenzaba.

    Debo confesar que estuve a punto de aban-donar la lectura, el inicio es imbricado, difcil de asumir, la imaginacin se niega a funcio-nar; el estilo de la narracin es viejo y sobre-pasado hace ya varias dcadas, trivial, aldea-no y previsible, sin embargo la curiosidad lectora pica, exige que continus, mientras la historia toma forma y vas comprendiendo de qu se trata, el estilo de narracin cobra sentido, al finalizar de leer el libro concluyo que no pudo ser contado de otra forma; o se-ra otro libro el que estaramos comentando.

    Un anciano vidente es contratado para adivinar el futuro del Presidente de Gua-temala en 1954; con ayuda de ef luvios qu-micos y minerales puede viajar al futuro o volver al pasado para entender y descifrar lo que en aquel momento aconteca a Jaco-bo rbenz Guzmn y a toda Guatemala. De esa manera es testigo principal de com-plots, conspiraciones, rendiciones, confe-siones, incluso te lleva al momento trgico del final de una revolucin. Ustedes pueden decidir cul es ese momento.

    Basado en documentos desclasificados por el gobierno norteamericano, Fernando Gon-zlez Davison construye sta ficcin que hace referencia a esos momentos histricos en Guatemala, a esas personas, a ese presidente que traicionado por el Ejrcito de Guatemala, que vilipendiado por la oligarqua, que aco-rralado por transnacionales norteamericanas se vio obligado a rendirse. Sin dejar de ser va-liente y buscando proteger la institucionali-dad del mismo Ejrcito que lo traicion, sali a un exili que jams termin.

    Desde siempre, la historia de la revolu-cin de octubre, de lo acontecido diez aos despus durante la estpidamente llamada Liberacin ha llenado de curiosidad y des-informacin pginas y pginas de libros, pe-

    Ser inmenso y meterse a la fuerza en la imaginacin de dos o tres ge-neraciones, ser inmenso y construir la historia, una fuerza inerte, una forma de hacer bajando los brazos, darse por vencido. La epopeya de la Guatemala de 1954 no perdona y como martillo an saca chispas

    cuando golpea los ojos dormidos de esta sociedad demasiado quebrada,

    demasiado ocupada para quitare ese peso de encima.

    A veces se cree que la cultura solo corresponde a la pera, a la msica clsica, al arte visual y contempo-rneo, al teatro. A esa cantidad in-contable de libros escritos por la hu-manidad. Entonces la concepcin

    de cultura se queda en el aire como humo que se puede percibir desde lejos pero que no podemos asir con las manos. A ello se le suma el costo del acceso que le sube la distancia a

    la humareda.

    L

    Por Diana Vsquez reynael toDo en el que naDamos

    arece que hablar de reali-ty shows, de msica pop o de corridos, de la ropa de verano y de cortes de cabe-llo o del actor de moda no fuera parte de la cultura, la

    influenciada por los medios, la de consu-mo que se encuentra en cada esquina y nos rodea. Algunos quieren ser inmunes a ella, pero como el futbol o las redes sociales, al-gunas cosas tambin tienen como partida-rios a roqueros y reguetoneros, todos con los mismos huesos.Entonces nos dividimos en lugar de ser

    permeables a lo distinto. Que comunistas, que capitalistas, que de izquierdas, que de derechas, que los intelectuales y artistas (como si eso fuera un aura distinta), que

    Fotografa de Fernando Chuy

    PEn estos tiempos que corren

    no hay purezas de nada. Somos la mezcla de nuestras circuns-tancias, de nuestros saberes y experiencias.

    las masas. Nuestra sangre latina, esa apa-sionada, rencorosa y adolescente aunque se tengan 40, hace que nos pongamos en bandos y en los extremos. Yo soy as, y si no te parecs a m, andate a tu esquina. Hace poco pensaba en que hasta el voseo centroamericano tiene los matices de dife-rencia de clases.En estos tiempos que corren no hay pu-

    rezas de nada. Somos la mezcla de nues-tras circunstancias, de nuestros saberes y experiencias. Ya lo dijo alguien, somos la suma de nuestros miedos, muchos o po-cos. Nada es permanente. Se nos puede caer la vida en un par de das y podemos reconstruirla en ms de mil dcadas, he-mos confeccionado un mundo cambiante a la velocidad del clic.La cultura es el todo en el que nadamos. A

    veces a contracorriente. A veces surfeando con un buen viento. A veces solo flotando. A veces ahogados en ella sin darnos cuen-ta. En lo que nos parecemos todos es que moriremos, que a veces nos dejamos que nos rompan el corazn, que nos enfrenta-remos al sexo, que nos ilusionamos, que fracasamos. Quiz en lo que nos parece-mos todos, con las cargas de vida e ideolo-gas tan dismiles, es que somos humanos, con los mismos bsicos sentires, como lo ha cantado la literatura desde siempre.Hace poco le una entrevista al neuro-

    cientfico Howard Gardner, en la que deca que si le agregamos un poco de humanida-des a la vida, esta poda ser ms plena en el

    ocaso. Estoy de acuerdo con ello, y yo dira que tendramos vidas ms plenas desde nios. Lo difcil es encontrar humanida-des en este mundo tcnico, de productivi-dad, de hiperactividad, sobre todo si es tan desigual.Y nunca est de ms decir que humanida-

    des no es lo mismo que humanitario, que por cierto, los que saben nunca lo explican y los que no saben nunca preguntan. Las humanidades son el conjunto de discipli-nas que giran en torno al ser humano y lo reflejan, como la literatura, la filosofa o la historia.Verse en el otro, esa reflexin ya tan le-

    jana y hasta perdida, hace a las culturas humanas, menos indiferentes, menos des-tructivas. La escritora y periodista Eliane Brum hablaba en una columna de la invo-lucin de la especie cuando se necesita es-tar dopado para seguir corriendo y seguir cansados, el xito moderno: work, work, work, work, work.Cul es la cultura que nos rodea? Inclu-

    ye arte, historia? Incluye reflejarnos en otros? O solo es una cultura medio cons-truida y fragmentada que no ayuda a que convivamos unos con otros?

  • Guatemala, 15 De julio De 2016 / PGina 3

    Asista a la presentacinLa 5a. edicin de la novela Oscura trans-parencia, la cada de Arbenz de Fernando Gonzlez Davidson se llevar a cabo el lunes 18 de julio a partir de las 18:00 horas en la Sala Carmen Matute en el Parque de la Industria, FILGUA.

    Juan Calles. Periodista, documentalista, lector de tiempo completo, ha facilitado el taller de narrativa del Centro Histrico. Autor de Triciclo, libro de cuentos cortos. Naci en mayo del 73, pero no est seguro de ello.

    Por Juan Calles

    osCura TransParenCia una novela difanaJaCobo rbenz en los oJos de un videnTe de PaPel

    La fotografa que acompaa esta resea forma parte de la coleccin de la familia rbenz Vilanova. Fue reproducida y restaurada digital-mente por el fotgrafo Daniel Hernndez-Salazar por encargo de la COPREDEH en el ao 2011.

    ridicos e informes; se han hecho documen-tales, foros, discusiones, pero nunca te han llevado al epicentro de la vorgine que fueron los ltimos das de una revolucin social y econmica que pretenda darle cara vuelta a este paisito. Despus de esos das narrados en ste libro, ese paisito no es ms que un charco de sangre, no es ms que el reflejo de esa cloa-ca que se hace llamar Ejrcito de Guatemala.

    En las pginas de esta novela podemos iden-tificar la semilla de los das que hoy vivimos, un Ejrcito cobarde, demasiado cobarde, aterrorizado ante la posibilidad de una inva-sin gringa, oficiales primero comprados por rbenz para que no se le revelaran, y luego comprados por la embajada norteamericana para que se revelaran, doblemente traidores, doblemente cobardes. Despus de los das na-rrados en sta novela, el Ejrcito se hizo cargo de destrozar ste pas. Para ahondar en deta-lles pueden leer La esperanza rota de Piero Gleijeses, en donde estos temas son amplia-mente abordados y documentados.

    Al personaje central de Oscura Trans-parencia, el Presidente rbenz Guzmn, desmitificado y bajado de los altares que la izquierda le ha construido, lo encontramos humano y acorralado, logramos entender sus razones y consecuencias, logramos conocer su relacin con el Partido Guatemalteco del Trabajo (PGT) y sus consejeros comunistas, su intencin de desarrollar la Reforma Agra-ria. Errores histricos? Lean la novela y de-cidan ustedes mismos.

    Otra fortuna de la Oscura Transparencia es el rescate que se hace de personas olvida-das por la historia, en especial del Coronel Carlos Enrique Daz quien rbenz design como sustituto al renunciar a la presidencia; la defensa que hizo de la institucionalidad y la revolucin fue solitaria y valiente, incluso ms valiente que la defensa de rbenz, que fue una defensa de brazos cados. Hay otras personas que se mencionan en la novela que tambin estn olvidados por la historia pero as est bien, son militares que traicionaron todo, incluso a ellos mismos.

    Leyendo la novela y escribiendo estos co-mentarios, recuerdo cuando repatriaron los restos de Jacobo rbenz en 1995, yo era estudiante universitario mientras trabajaba por l